lunes, marzo 10, 2008

Ellas Crean

Queridos amigos, en especial a ti, Nán, que me lo pediste:
os dejo un resumen de nuestra participación en el Festival Ellas Crean. Se editará un CD, pero de momento, esto es lo que hay:

http://www.cervantestv.es/informativos/culturas_017.htm

Gracias,

Beatriz Russo

14 comentarios:

Anónimo dijo...

Mi opinión: Tu lectura fue mejorando ostensiblemente según ganabas confianza: genial el último poema. Como no es fácil ganarse la vida con la poesía, siempre podrás complementar con la lectura pública. Repito, genial. No me gustó, en cambio, que le quitaras el misterio descubriendo la tramoya sobre el cómo y cuándo escribiste el libro. Yo al menos había comenzado a volar muy alto, al leer lo que pusiste, y me estrellé al oír lo que contaste.
Pero quién soy yo para dar consejos a una poetisa consagrada.
Jotabrun (un admirador).

Beatriz Russo dijo...

Jotabrun,
muchas gracias por el consejo, lo recibo constructivamente. Siento que te estrellaras por lo que conté (aunque no recuerdo qué dije, supongo que te referirás a lo de los meridianos y el avión). De todas formas, lo importante del poemario no está en el cómo y cuándo sino en el porqué y en el texto en sí.
Si me permites un consejo, no hagas mucho caso de lo que contamos los poetas ya que a veces las respuestas son puntos de vista, lo importante es la obra y no el autor.
De todas formas, yo no soy partidaria de contar nada en los recitales, pero cuando me preguntan, tengo que responder y a veces me pillan por sorpresa. Hablar de mi obra es muy difícil para mí. Yo, sinceramente, no sé qué decir. Es cierto que a veces es mejor responder que no tengo respuestas, pero me siento que entorpezco el trabajo de quien pregunta.
Muchas gracias de nuevo por tu comentario.
Un abrazo.

Nuria Ruiz de Viñaspre dijo...

No he conseguido ver aún el enlace, pero al leeros veo que me perdí presentaciones, puntos de vista, lecturas, alturas,todo ello importante. Sentí mucho no poder acercarme. besos y enhorabuena,

Beatriz Russo dijo...

Gracias, Nuria, afortunadamente hay más ocasiones.
Te eché de menos.
Tengo tu libro en mi mesilla de noche.
Nos vemos prontito.
Un abrazo.

Anónimo dijo...

El autor y su obra. El cuerpo y el alma. A pesar de todo lo que se ha dicho, yo no me siento capaz de concluir nada al respecto. En este mismo acto lo dijo Chantal, pero luego no lo corroboró con su comportamiento.
Joyce maltrataba a su mujer y Proust no podía llegar al orgasmo sin que sacrificaran delante a una rata. Y sin embargo ahí están Ulises y el Tiempo. Ya sé que es ficción, pero a mí conmocionó la expectación con la que el cartero de Pablo Neruda buscaba metáforas por la playa. En ese momento no se hubiera molestado en agacharse a coger una perla. Ni si quiera la habría visto. Imagínate qué pasada si hubiera sido real. Yo le hubiera seguido hasta el fin del mundo para escuchar sus recitales. Y, sin embargo, esos poetas existen. Pero, lamentablemente, sólo podemos llegar a ellos, aunque no es poco, a través de su alma.
Nada que ver con la explosión de luz que produce el cuerpo de un creador cuando se funde con su alma.
Jotabrun.

Beatriz Russo dijo...

Jotabrun,
me has emocionado con lo que acabas de escribir. No sé si serás poeta, pero tienes más sensibilidad que muchos de los poetas que conozco, que publican y son consagrados. Yo me desilusioné mucho cuando empecé a tratar a muchos en persona, pero al final hice un pacto con la realidad y convivo. Sin embargo, sólo me rodeo de seres especiales, de gente que como Mario, busca metáforas en la playa (y te prometo que los hay, ya lo sabrás, aunque muchos no publiquen).
En cuanto a la genialidad de algunos autores, a mí me pasa lo mismo que a ti, no puedo entender que haya alguien que escriba "En busca del tiempo perdido" y sea tan cruel. Quizás lo mejor sea limitarse a leer y no saber nada del autor, pero a mí me gusta conocer al autor.
Tu última frase es brutal. En el caso de la poesía creo que esa luz se produce en muchas ocasiones. Tienes que tener en cuenta que en público estamos expuestos a las sombras de muchos juicios y no es tan fácil esa fusión alma-cuerpo como en la soledad del proceso creativo. Yo me entrego en los recitales hata el punto de caer después enferma dos días en cama con polidipsia (ya sé que es decimonónico, pero escucharme me hace perder el equilibrio). Sin embargo, me merece la pena y espero que me siga pasando. Sería horrible que no me conmocionara. horrible para mí y horrible para quienes han descubierto mi alma.

Lula May dijo...

Disfruté muchísimo, Beatriz. Disfruté especialmente de tus lecturas y de lo poquito que leyó Olvido por su disfonía. Y del intercambio de impresiones entre Olvido y Chantal. Y de la valentía que supone sentarse cara al público con el corazón desnudo para poner voz a aquello que se suele parir en el silencio del interior. Cuán distinto pensar que hablar, escribir que recitar.

Me emocionó verte allí arriba, aquellos ojos eternamente llorosos que conocí hace ya tantos años hechos genio, hechos coraje. Te felicito.

Un beso enorme,
Mamen.

Beatriz Russo dijo...

Gracias Mamen,
me alegró mucho verte y te agradezco el esfuerzo que hiciste. Espero que la nena esté ya recuperada.
Salúdame a mis nubes. A veces echo de menos esos paisajes que tanto me han afectado para escribir.
Un besón.

Anónimo dijo...

Hola Beatrice,

Me divertí. He de reconocer que albergaba ciertas dudas ante una reunión de estas características. Los autores no suelen ser buenos declamadores, sin embargo había alma, podía escuchar entre tus silencieos el latido de tu corazón desbocado, estabas nerviosa y sin embargo tus gestos delataban una profunda comunicación con el público. No recuerdo quien escribió la frase "la poesía no es de quien la escribe sino de quien la necesita" Sí necesitaba la poesía pero agradecí que la recitases tú.

Leí tu libro. Ya lo comentaremos más adelante.

Anónimo dijo...

Yo pienso que hay dos clases de poetas. Los que saben hilar unas cuantas palabras vaporosas, vengan o no al caso. Y los que de verdad sienten lo que dicen. Creo que tu sinceridad zanja definitivamente ese asunto.
Ha sido un placer.
Jotabrun.

Beatriz Russo dijo...

Gracias Anónimo,
la frase es de Mario Ruoppolo, mi cartero de Neruda. Dicha por él en napolitano es aún más maravillosa. Troisi fue y será uno de mis actores más queridos.
Agradezco tu comentario, aún más porque mañana tengo otro recital y ya tengo sed. En fin...

Jotabrun,
gracias a ti por tu aportación a la forma de sentir la poesía.
El placer es mío.

Un abrazo

un transeúnte dijo...

Quizá sea cierto que los autores no suelen ser buenos declamadores, pero estas cuatro poestas demuestras sobradamente que son la excepción. Menudo cartel, impresionante.

Enhorabuena y un saludo indiscriminado a las cuatro participantes.

NáN dijo...

¡Qué bien que se vaya a editar ese CD! Los que no pudimos asistir nos colaremos por otra puerta.
Te aseguro que aunque donde estaba, estaba muy bien, a la hora del acto pensé en vosotras, me imaginé un salón que no conozco y brindé con un "proseco" (sé pedirlo muy bien, pero no sé si se escribe así) por vosotras.

¡Salud, maestras!

Nuria Ruiz de Viñaspre dijo...

Anónimo, aún no he leído el libro de Beatriz, pero una de las cosas que más me han llamado la atención es que lo escribió desde las alturas, desde el porvenir, a miles de pies de altura. Creo que del cómo y el cuándo nace la verdadera enjundia del libro, es una opinión parrticular
abrazos