miércoles, noviembre 04, 2009

Recital A-Puesta en blanco


Queridos amigos,
os invito al recital de poesía A-Puesta en blanco, donde recitaremos 5 poetas.
Para más información, pinchad en la imagen.

Espero que lo disfrutéis.

Beatriz Russo

lunes, septiembre 07, 2009

Revista de poesía IBI OCULUS


Queridos amigos,
os recomiendo la revista de poesía Ibi Oculus en la que tengo el placer de colaborar.

Espero que la disfrutéis.

B.R.

martes, agosto 04, 2009

SÍLVIA COMES EN EL FESTIVAL DE PERALADA


SÍLVIA COMES
"On"

4 de agosto a las 19.30 en la Iglesia del Castell de Peralada.


Programa:

Dias d de Silvia COMES
Calle de Silvia COMES
Radiografía de Sílvia COMES
15-17 de Sílvia COMES
Amor particular de Lluís LLACH
Tango de noche de Immaculada MENJÍBAR / Sílvia COMES
Y hacia donde de Beatriz RUSSO / Sílvia COMES
Con patas de elefante de Sílvia COMES
Hablo de amor, por esta vez de Sílvia COMES
Parto en dos tiempos de Sílvia COMES


Yo me lo pierdo esta vez, Sílvina mía divina, con toda mi penita.

Te deseo mucha de ésa que da suerte.

Te pensaré.

B.R.




lunes, agosto 03, 2009

ENTREVISTA A JUAN CARLOS MESTRE


Queridos amigos, aquí os dejo la impresionante y fascinante entrevista al poeta Juan Carlos Mestre. Es de desmayo ... . Me deja sin habla. Él siempre me deja muda.

Disfrutadla.


Entrevista a Juan Carlos Mestre

Ámbito Cultural, espacio de cultura de El Corte Inglés


MARTA AGUDO


M.A. Antes de comenzar, tengo que darte la enhorabuena por tu magnífico libro de poemas La casa roja. ¿Nos puedes resumir su gestación, eras consciente de que llevabas tiempo sin publicar y de algún modo eso te ha condicionado, para bien o para mal, en su escritura?


J.C.M. Quiero expresar mi gratitud por tu generosidad. Una vez dicho esto, no me veo en la jaula del tiempo, estoy más cerca de la inexistencia y la nada que de los relojes de la sociología de la escritura. A veces creo que escribo desde la nostalgia de lo que no tendrá futuro, otras desde el porvenir de la única certeza del pasado. Entre las toneladas de pensamiento de cuanto uno ha leído, aparece la fugacidad de un diálogo, uno se inserta en él, más como una voz sin boca que como un protagonista singularizado en la escena. No hay guión, no hay preceptiva, tampoco mapa que lo conduzca a uno hacia la isla de los tesoros inexistentes. Vigilancia ante el vacío, tenues balizas para orientar al náufrago de la razón. Eso es todo, dudar y no saber, dejarse conducir habiendo renunciado antes a todo ejercicio que suponga algún grado de autoridad estética, esa plaga que lleva siglos descendiendo sobre los museos de la lírica. Un libro de poemas se hace solo, se construye desde la minoría que hay en uno contra la voluntad mayoritaria de las intenciones aprendidas, contra las obediencias de la literatura.


M.A. En él se combina tu tono épico y surrealista más habitual con uno nuevo basado en la indagación de lo coloquial, en la ironía con la realidad circundante. ¿Cómo llegas a escribir poemas como “Sobras completas”, “Cibercafé”, “Mcsonet” o “Instructivo para llamar al teléfono móvil de la eternidad”? ¿Te ha costado mucho dar este giro hacia una poesía más próxima a la de Jorge Riechmann?


J.C.M. ¿Tono surrealista? ¿Qué es el surrealismo sino un invento de los inquisidores de la imaginación? Existió, existe, existirá otra manera de estar en el mundo, de entender el hecho poético fuera de los modelos canónicos de los discursos de poder, un salirse del surco de lo previsible, una voluntad de herejía frente al dogmatismo de la obligatoriedad. Si por surrealismo entendemos la denuncia de la gran estafa de los textos jurídicos que determinan la legitimidad de todo acto libre de pensamiento, bienvenido sea el tono de lo incomunicable. Creo poco, pero sin duda más en la acción de la conciencia que en las formulaciones de su estilística. La poesía es conflicto entre los lenguajes de la delicadeza humana y la crueldad vergonzosa de la publicidad. No es quien escribe el que llega a alterar la lógica de los supuestos, sino el texto en el que revela las zonas de la contrariedad, las semejanzas ocultas entre lo real desconocido y las figuras de la razón evidente. No se escribe, se es escrito por la voluntad contraria de lo que tantas veces se pretende significar, la ironía de lo paradójico, la insumisión de la poesía ante los hábitos de la costumbre. Mira, yo no me atrevo con casi nada, pero casi todo se atreve a acercarse a mí y hacerme trizas la cabeza. Vivo esa experiencia, no la relato líricamente, y lo que queda, si algo sobrevive a la aventura de ese enigma, son las “sobras completas” de la imaginación, lo que le queda como salario del sueño al mendigo, a la prostituta o al poeta. A mí la inteligencia de mi amigo Jorge Riechmann no me ha dado nunca miedo, sino placer. Reservo mi miedo para la hipótesis de la resurrección.


M.A. Decía lo anterior porque en varios poemas, por ejemplo en “Sucede”, escribes “a tu manera” pero luego acabas con el registro coloquial. ¿Puede leerse como un sentimiento de derrota expresado en declaraciones como “escribir me quita el poco entusiasmo que me queda por lo concreto”?


J.C.M. Uno sale al poema sin saber qué va a encontrarse, qué abismo le va a tender los brazos a la esperanza, siempre crítica, de lo nocturno. La gente habla, pero nadie habla igual que otro, énfasis, monosílabos, solemnidades, parquedad… Un libro de poemas pudiera ser una caja de herramientas al servicio de la conciencia de otro, un “otro” en el que el poeta, ese ser carente por completo de identidad, como pensaba John Keats, es tantos como sea posible ser en el instante de la identificación, silencioso en la piedra, sufriente con la víctima o momentáneo en la duración. Toda forma poética implica algún grado de arrepentimiento por no saber hablar con lo invisible en el instante de lo preciso, cabría la mudez, pero también hay espacio para los lenguajes de la persuasión, para el goce de los juegos con las otras tabas mortales del pensamiento, que cifra en la escritura cierta ilusión civilizadora frente a la barbarie. De ahí posiblemente el poco entusiasmo a que te refieres. Poco puede hacer, si no continuar resistiendo, las cinco vocales del alfabeto contra la prosodia de los altavoces de guerra, contra la nueva esclavitud del consumo y los violentos arquetipos de la globalización de todos los disfraces de la violencia ideológica.


M.A. Al hilo de lo que comentas, el lector se encuentra en La casa roja con un libro que rebosa una poética crítica social, tanto al capitalismo (los burgueses, la erradicación de la poesía como forma de vida, etc.) como a las grandes utopías fracasadas (especialmente el comunismo). En unos peldaños más abajo también haces alusión a tu desesperanza ante la poesía y su periferia, o sea, ese mundo de falsos “camaradas” académicos y censores.


J.C.M. Lejos de mí la intención de resucitar a los profetas. Intento decir que todo encantamiento ha terminado, y que por vía inversa al discurso de Toni Negri, el reino de la posibilidad no está ya en manos de la sublimación retórica ni en el pensamiento débil de los actos de fuerza que conducen al indiferentismo, a que sea lo mismo un par de botas usadas que un Shakespeare, la Declaración Universal de los Derechos Humanos que el Decreto de una Ley de Extranjería. Hay grados de cualidad, eslabones claros de diferencia entre la banalidad y lo necesario, entre los valores de la dignidad y la apología criminal de la guerra. Cuando Oscar Wilde refería que la sociedad perdona con mayor frecuencia al criminal, pero no disculpa nunca al soñador, lo que estaba señalando es precisamente la caída en desgracia de la poesía como conducta, que no cabe confundir con ejemplaridad. Conducta del lenguaje hacia el norte del porvenir, una excavación en las zonas de peligro de la conciencia donde algún día sea innecesario que cada época se vengue de la anterior. El poeta contemporáneo ha de vender sus certezas para adquirir asombro, admiración por el indefenso ser humano, último destinatario de todo acto de voz. Claro que me siento más próximo a los apátridas que a los ministros del interior, a los mágicos cantores nahualts que a la épicas de los arcabuceros, más cerca de Carlos Marx y Walt Whitman que de las hechicerías que nos han dejado a las puertas de la casa de la conciencia la felicidad irredenta de millones de seres humanos arrojados a la fosa común por el autoritarismo. La historia de la poesía es también la historia de estos testimonios; testimoniar, mantener inmaculada y pura la sonrisa de los muertos es un deber moral de la poesía, un encargo que nadie nos ha hecho, y, por tanto, no contributivo en la hoja de servicios de nadie. El fracaso de ciertas utopías son también un fracaso como texto de inteligencia, pero la poesía sustituye las resignadas visiones de su “ningún lugar” por la anticipación de su futura nostalgia, es decir, la de “ningún lugar todavía”, el lenguaje en crisis que avanza, que retrocede, que se equivoca. Mi equivocación es esta, la he elegido, sigo oyendo el canto de los antepasados del sueño.


M.A. Si retomamos el orbe poético al que nos tenías acostumbrados, tu placer litúrgico por la palabra, ¿puedes hablar de tu influencia de la Torá como fuente de inspiración?


J.C.M. Poco me han importado las formas de la ritualidad y sus orbes litúrgicos. Sí, absolutamente, la inmanencia de la palabra, la gravitación de su presencia en la concepción de la poesía como un proyecto espiritual, más próximo a la cábala que a la lingüística, tan alejada de lo filológico y lo literario como próxima a alguna de las formas de intermediación con lo sagrado, sea lo que sea lo sagrado para cada uno de nosotros. La Torá es el libro, la fijación de la voz en escritura, lo oído, lo escuchado, la restitución de la palabra como consolación después de la pérdida de paraíso. Empezar a hablar es también abandonar el estado inicial de la inocencia, comenzar a interpretar en términos de habla el vínculo con el amor y la desolación, integrarse en la existencia de lo pronunciado, proseguir la ancestralidad del mandato. Posiblemente una sociedad guerrera produzca armas, como una religiosa lo que genere sean reliquias. Una sociedad basada en la cultura del libro no necesariamente ha de asegurar piedad y misericordia, pero es más probable que destierre el culto a los espectros de lo ominoso.


M.A. En determinados libros sagrados se da cuenta de las generaciones y generaciones que nos han precedido, es decir, se entiende que el pasado potencia el presente y viceversa: “Federico sedujo a Engels”. Así, tú has sido Lèdo Ivo, “el incrédulo”, Izet Zarajlic, Pasternak… ¿Sólo te concibes como sucesión de unas personalidades que inventas? ¿Presientes, por otra parte y de algún modo, el futuro?


J.C.M. Ni lo uno ni lo otro. Carezco de personalidad, afortunadamente también se ha acabado el tiempo de los adivinos. Las apariciones que cruzan las alcobas de La casa roja están convocadas desde una antigua alianza, la del fervor de mis lecturas, la compañía de algunos cómplices en la asamblea de la amistad y los vínculos. Me interesa sobre todo la poesía que establece una ruptura con la lógica de lo previsible, la búsqueda y el aplazamiento de sus hallazgos, la vinculación al enigma. "Sólo lo difícil es estimulante", decía Lezama Lima. Lo alentador en este caso tal vez sean las deudas de la dificultad, el grado de resistencia que oponen al conocimiento pragmático y la racionalidad obsesiva que ha desterrado el conocimiento intuitivo, la probabilidad cuántica del azar, la probabilidad del “todavía es posible” de la poética. Sí, lo difícil, como "movimiento real que destruye el estado de cosas existente", y no lo dijo Breton, lo dijo Carlos Marx, y algunos siglos antes ya lo habían entendido San Juan de la Cruz y los poetas nahualts. La poesía como presentimiento que desafía la dificultad del futuro.


M.A. A menudo recurres al microrrelato. Inicios como “En el penal de Espíritu Santo están los amigos culpables de todo”, “Érase una vez un muchacho”, “Vino a verme sin haber sido invitado y me dijo: ‘Siéntese’”, te dan pie al despliegue imaginativo que es toda tu poesía. ¿Cuántos Mestres eres capaz de inventarte, por qué ese deseo teatral de convertirte en protagonista de otra historia, “esa existencia pasada presente en el tiempo futuro, [que] se traduce en cansancio”?


J.C.M. No he escrito ni una sola línea que no haya tenido que ver con mi experiencia de vida, no son actos imaginativos relacionados con la fantasía literaria, en absoluto, son episodios centrales de mi propia biografía, yo he tenido amigos en el penal del Espíritu Santo, yo fui aquel muchacho que vendía souvenirs en el puerto para pagarse la Universidad. No he necesitado inventarme una vida, y ya lo lamento, los recursos de la imaginación me hubieran sin duda ayudado a hacer más llevadero el cansancio. Hay cansancio, claro que lo hay, el poeta siempre ha sido culpable de todo, de lo que hace y lo que deja de hacer, pero culpable de sí mismo, y eso, cuando menos, lo convierte en su propio protagonista, en una especie de taxista que lleva a la gente donde quiere ir, a ese lugar donde el poema aspira a ayudar a cada ser humano a vivir su propia vida. Ahora bien, la vida es oda, pero es también teatro, y elegía y sátira. La vida, esa cosa que decía Whitman nos sobraba de la muerte. Ningún recurso de la poesía que se haga presente para honrar, para dignificar, para enaltecer la condición humana será innecesario.


M.A. De tus textos se desprende una contundente confrontación personal con el resto de la realidad. En muchos poemas la describes: “El árbol que viste crecer de niño grita en el aserradero / Y las casas natales se derrumban bajo la lluvia. / / Los parroquianos discuten en la cantina sobre la redondez de la Tierra / (…) Las madres siguen desgranando guisantes bajo las lápidas”, y a continuación aparece el “yo” como persona que contempla, juzga y, sobre todo, siente: “Yo oiré las campanas en el centro del mundo / Mientras las casas natales se derrumban bajo la lluvia?”


J.C.M. Memoria, memoria y memoria. No es otra cosa esa presencia que aún no siendo invitada ocupa siempre su lugar en la balanza de la conciencia. Mi pueblo, en la paráfrasis de un magnífico poema del maestro Antonio Gamoneda, tiene un cementerio demasiado grande. No es tanta la gente que nos quiso durante épocas de penuria y silencio, los poetas hablan para una multitud que no existe, giran en el cielo como las vacas de Chagall tocando el violín azul que desprecian los comisarios de la utilidad.


M.A. Y al mismo tiempo, curiosamente, la figura del poeta aparece a menudo manchada por una fuerte carga de culpa, pendiente de pedir permiso por ser quien es. Por ejemplo, en el mayúsculo poema “El anzuelo de la libélula”: “Yo tenía una libélula en el corazón como otros tienen una patria / a la que adulan con la semilla de los ojos. Verdaderamente / las especies de la verdad son cosas difíciles de creer”, y pides luego perdón por resultar sincero contigo mismo: “Yo sólo tenía una libélula en el corazón como otros hermanos del vértigo”? ¿Por qué?


J.C.M. No lo sé, hay muchas cosas que ignoro sobre mi poesía. No tiene importancia. Decía Walter Benjamin que lo que ahora es comprendido algún día será entendido con la misma facilidad con que comprenden los niños el lenguaje de los pájaros la mañana de los domingos. La poesía hace preguntas, no da respuestas, deja huellas, piedrecitas blancas para señalar los días en que hemos sobrevivido a la angustia o hemos celebrado la existencia en la cordialidad del amor. No sé más, eso es todo.


M.A. El recurso que empleas de la salmodia, de una repetición incesante, ¿se debe a que así puedes aglutinar realidades diversas en un mismo poema, gracias a la “prosperidad de las repeticiones”, a las permanentes “metamorfosis” que acaban en la “nada” como en el poema del mismo nombre, o al deseo de dar muestra de la riqueza inabarcable de la realidad?


J.C.M. He creído poco en la escritura de las metáforas, esas palabras repeinadas con los soles viejos de la costumbre, que sólo cambian la realidad de sitio; más me gustaría estar cerca de una escritura de las metamorfosis que transformen, adelantándolos, los significados del porvenir. Es en las repeticiones, en el mantra persuasivo de su oración, en la prosperidad de su eco donde la voz que nunca responde acaso alguna vez nos oiga. Todo nuestro mundo interior es realidad, tal vez más real que el mundo externo y manifiestamente hiperreal. Muchas veces he pensado que quizá la poesía es la conciencia de algo de lo que no podemos tener conciencia de ninguna otra manera, una experiencia vedada a otro tipo de conocimiento, aquello que, desapercibido tras la apariencia física de las cosas, nos permite percibir el otro fluir cuántico de las partículas elementales del pensamiento, la ancestralidad de los sueños, esa intuición que nos permite seguir creyendo que en los solitarios parlamentos de la responsabilidad la única prohibición legítima ha de ser la prohibición del sufrimiento.


M.A. …Eres fiel a la tradición de la camaradería del poeta con los desamparados, con lo marginal…


J.C.M. Vivimos en la distopía, en el antónimo de lo que pudiera haber sido la existencia en el buen lugar. Esta y no otra es en nuestro presente la realidad de lo aciago, la sociología de lo negativo cauterizando las heridas que no nos prometió la razón. El patrimonio común de aquel sueño idealizado por Tomás Moro es hoy una cantera de cadáveres, un inasimilable censo de ciudadanos en busca de rostro. Lo impensable ha sucedido en el mejor de los mundos posibles. Aquí, alrededor de las palabras que intentando nombrar la felicidad, sólo han podido dar cuenta de una historia subyugada por su lealtad a los crímenes, la usura, el autoritarismo, la negación de la igualdad, la esclavitud del capitalismo. En la sociedad actual la Policía del Pensamiento, el Monopolio de la Verdad y la Teología del Mercado han alcanzado sus últimos objetivos. El mito del paraíso ha devorado a sus propios héroes y el “sentido para la realidad de lo posible” del que nos habla Musil en su novela El hombre sin atributos, pareciera ser hoy lo que Cioran denomina “la esclerosis de la rutina”, una sumisión a lo previsible y la paradoja de su impecable insensatez: la destrucción moral de los sueños, la tragedia de una sociedad que ha ido adquiriendo identidad en la medida que niega y repudia el pensamiento de cuanto de ella difiere. Todo esto podrá parecer pretencioso, ciertamente, pero sería infame no decirlo, callarse ante la contemplación de la barbarie y rendirse ante la corrección retórica.


M.A. En el final del libro figura una serie de poemas en prosa desoladores, que dejan al lector “a punto de revólver hacia el cementerio de las ambigüedades”. La pregunta es completamente ingenua, pero, ¿de dónde emana esa sucesión de orfandades, de crisis, de aquellas “columnas vertebrales de los suicidas” que no se habían advertido con tanta potencia en el resto de páginas de La casa roja?


J.C.M. Es la vida, mi amiga, que pasa con su caravana delante de la tumba donde las musas de los muchachos cuentan con los dedos las sílabas de la muerte. Es la prosa de las criaturas, “palabras civiles para después del tiempo” que diría mi irrepetible, mágico y admiradísimo poeta Rafael Pérez Estrada. Es mi amistad con la esperanza antes de cerrar los ojos.


jueves, julio 09, 2009

Nuevo blog

Queridos amigos,
he trasladado mi otro blog, sobre las aventuras de una gestante mutante, a la siguiente dirección.
Espero vuestras visitas.

http://lacomunidad.elpais.com/lagestantemutante/posts

Feliz verano.

B.

martes, junio 16, 2009

Presentación de La república de la imaginación


El libro:

Texto de la PRESENTACIÓN

En la primavera de 2007, mes de abril, este grupo de poetas compartieron espacio y tiempo llamados por la curiosidad de un taller de poesía en La Casa Encendida de Madrid, nombrado con el mismo título que acoge este libro y coordinado por Juan Carlos Mestre. Las primeras palabras de Mestre tras cerrar la puerta del aula fueron toda una declaración de intenciones: No os inquiete el saber, yo no tengo ninguno, parafraseando a John Keats. Fue un taller de tan sólo una semana de duración. Pero con la suficiente intensidad como para cambiar conceptos, remover poéticas, asentar aún más algunas convicciones previas, aprender a borrarse (poeta es el que se borra). Sobre todo, para sembrar la duda continua desde la que debe crecer el acto creativo. La poesía no entiende de dogmas.

Y desde entonces, la frecuencia en el trato ha ido asentando la amistad de estos poetas, ha ido moldeando sus palabras, ha cimentado su conducta, que no es otra que la de otra forma de estar en el mundo. No tiene el lector entre sus manos una antología al uso. No es una selección generacional ni tiene pretensiones de marcar territorios. Se trata de un libro colectivo. Doce poetas con doce libros independientes. El espacio y el tiempo, el encuentro, el azar, es la razón de ser de esta aventura literaria. Abren este libro unas palabras de un maestro para muchos poetas de los que aquí se dan cita, Antonio Gamoneda: La belleza no es un lugar donde van a parar los cobardes. En su honor, queda proclamada la Tercera República, la de la IMAGINACIÓN.

BLOG DEL COLECTIVO: www.republicadelaimaginacion.blogspot.com

Los autores :

FERNANDO BLANCO

ALBERTO CUBERO

JUAN PEDRO FERNÁNDEZ BLANCO

PILAR FRAILE AMADOR

LAURA GÓMEZ PALMA

PABLO MARTÍN COBLE

ANA BELÉN MARTIN VÁZQUEZ

JUAN CARLOS MESTRE

JAIME OLIVARES

CARLOS SÁNCHEZ ALBERTO

AGUSTÍN SÁNCHEZ ANTEQUERA

MANUELA TEMPORELLI

YA A LA VENTA EN nuestra librería on-line

Haz tu pedido a pedidos@legadosediciones.com

martes, mayo 12, 2009

Mi nuevo estado, mi nuevo blog



Queridos amigos, os presento mi nuevo blog sobre una gestante mutante, empedernida y Kafkiana.
Espero que lo disfrutéis. Aviso: no es ñoño

http://lagestantekafkiana.blogspot.com/

Un abracísimo.

viernes, mayo 08, 2009

Mamá Vaca cumple años

¡Felicidades Mamá vaca y que sigas bailando y cantando con Papá Toro por muchos años, aunque ya no puedas bailar claqué como antes ni te vistas de chulapa para San Isidro!

Siempre te quedará el estilo "A modo mio".

T
u vaquita mayor.

martes, mayo 05, 2009

El despiste de Mamá Vaca



No sé si a veces Mamá Vaca me toma el pelo o se hace la despistada. El caso es que el otro día sufrió uno de esos ataques alarmistas de la información mediática. Ya hace mucho tiempo que le vengo diciendo que no vea el telediario, que es perjudicial para la salud. Sin embargo, Mamá Vaca es una madre que quiere permanecer siempre informada no vaya a ser que anuncien de nuevo un golpe de estado y a ella la pille en la ignorancia. Afortunadamente los efectos duran lo que un documento en manos del Inspector Gagdet. Mamá Vaca tiene una vecina que aún compra latas por toneladas en Makro y las almacena en el trastero por miedo a que nos toque otra guerra civil, que la crisis tiene estas cosas.
Resulta que Mamá Vaca estaba cocinando mientras escuchaba las noticias. Casi siempre está en su mundo y no presta atención a lo que dicen. Pero le encanta ese ronroneo de fondo, le hace no sentirse tan sola en la cocina. De pronto escucha la palabra Fiebre Porcina y deja de pelar ajos para escuchar atenta la nueva información que anunciaba la presentadora. Entonces aparece un señor muy atractivo que habla casi desde un pedestal y recomienda a la población que se quede en su casa que allí nadie podrá contagiarles. Mamá Vaca termina de escuchar las directrices de este señor con tanta presencia y sabiduría y me llama inmediatamente para decirme que me quede encerrada en casa sin salir porque un médico muy importante, una eminencia de la ciencia ha dicho que nos salgamos, así no nos contagiaremos. Yo le pregunto dónde ha escuchado esto y me responde que en el telediario de las tres. Casualmente, yo también había estado escuchando el telediario (sólo en casos extremos en que ocurren cosas de este tipo, no es mi costumbre, es perjudicial para mi salud). Pues resulta que este doctor, esta eminencia de la ciencia, este especialista en epidemias era el mismísimo presidente de México, refiriéndose precisamente a su país y no al nuestro.
Menos mal que a veces cuestiono la información que proviene de Mamá Vaca, la reina de la fantasía. Espero que muchos de los alarmistas no sean del tipo de Mamá Vaca que ve el telediario escuchando el gorgoteo del potaje.

BLOG DE ESTELLE TALAVERA


Queridos amigos,
para los que estéis interesados en la poesía y las actividades poéticas de la poeta Estelle Talavera, os recomiendo su blog, y por supuesto, su libro,
27 Paraguas.

http://27paraguas.blogspot.com/

Disfrutadlos.

B.R.

martes, abril 21, 2009

RECITAL DEL DÍA DEL LIBRO EN MADRID


EL BANDIDO DOBLEMENTE ARMADO

Y LA EDITORIAL CALAMBUR

tienen el gusto de invitarle a la lectura poética que

Vanesa Pérez-Sauquillo,

Cecilia Quílez

y

Beatriz Russo

darán en la Librería El bandido doblemente armado

el día 23 de abril con motivo del

Día del Libro.

El acto estará presentado por

Luis Luna.

Jueves, 23 de abril de 2009, de 23:00 a 00:00 h.

EL BANDIDO DOBLEMENTE ARMADO

c/ Apodaca, 3 - 28004, MADRID

Telf.: 91 522 10 51

Beatriz Russo nace en Madrid en 1971. Poeta y narradora desde que viviera un encierro de varios años, sus años luminosos, y descubriera que para ser poeta no hay que morir. En 2004 publica su primer poemario, En la salud y en la enfermedad, a partir del cual no cesa en el empeño de encontrar su propia voz, hallada en La prisión delicada (Calambur, 2007), un encierro luminoso donde la belleza se prueba los disfraces de las mujeres que una vez se rebelaron contra lo convencional; un canto sensible secundado por antiguas voces que reivindican su contemporaneidad.

Cecilia Quílez Lucas (Algeciras, Cádiz) tiene publicados dos libros de poemas, La posada del dragón (2002) y Un mal ácido (2006). Ha coordinado exposiciones de pintura y escultura y publicado relatos y artículos en diversas revistas y catálogos. En El cuarto día (Calambur, 2008) se desvelan algunas claves a modo de enlace con el libro anterior o que vaticinan lo que queda por llegar. Se trata, así, de un ciclo que ofrece nuevas formas de expresar una verdad poética y vital, inesperada como la vida misma.

Vanesa Pérez-Sauquillo (Madrid, 1978) ha publicado varios libros de poesía: Estrellas por la alfombra (2001), Vocación de rabia (2002), Bajo la lluvia equivocada (2006) e Invención de gato (Calambur, 2006), una recreación de lo desaparecido a partir de las huellas que dejaron los habitantes de una casa derruida: el color de las paredes de una medianera, los cercos de los objetos, las voces que renacen en la oscuridad del solar velado por un gato.

CALAMBUR EDITORIAL, S.L. C/ María Teresa, 17, 1º D. 28028 Madrid
TEL.: 91 725 92 49 - FAX: 91 298 11 94
calambur@calambureditorial.com - www.calambureditorial.com

lunes, abril 06, 2009

RESEÑA DE LA PRISIÓN DELICADA


Cultura, Suplemento de La nueva España

26 de marzo de 2009

De buena tinta

De cuartos a prisiones. Beatriz Russo es una de las poetas que se dejan la piel en cada latido de papel. Literalmente. La prisión delicada (Calambur) lo demuestra desde la primera página y no cesa en su empeño de recorrer un laberinto de sentimientos y emociones que tienen mucho de confusión confesa, o de confesión confusa, y por ello extraordinariamente transparente: su sencillez es tan compleja que sólo entre líneas se encuentra la clave a muchos de los misterios expuestos. Están en juego nada menos que las cartas de la sangre poética, evocaciones que anhelan la incineración de las almas, besos agazapados en las trincheras del aire, deliciosas desdichas en los harapos de las noches. Se habla de amor y de odio, de misterios y perdones, de conciencia y pieles al rojo muy vivo. De vestidos y desnudos que no renuncian al pasado pero necesitan el presente. Un libro de poemas con aromas y sonidos, sonoro y perfumado: pasiones y prisiones en los que el erotismo se camufla de placeres prohibidos, preguntas de respuesta trémula que se formulan los cautivos en naves arrastradas por el sexo de las sirenas. Poesía en estado puro: la salvación está en la condena.

TINO PERTIERRA

martes, marzo 17, 2009

Ellas crean en poesía


Festival Ellas Crean, 5ª edición 2009. Del 16 de marzo al 2 de abril de 2009.

INVITACIÓN A LA POESÍA. Lectura continuada de poemas escritos por mujeres en el Día Internacional de la Poesía.

El Instituto Cervantes, se complace en invitarle, el sábado 21 de marzo a las 11.00 h, al encuentro poético que se celebrará en la sede del Instituto Cervantes dentro del marco del festival Ellas crean, que cada año festeja el Día Internacional de la Mujer.

La lectura reunirá a reconocidas poetas, que leerán públicamente algunos de sus poemas; a su vez, en el transcurso del acto se invitará al público asistente, hombres y mujeres, a que lean una selección de los mejores poemas escritos por mujeres españolas e hispanoamericanas.

Esperamos poder contar con su presencia. Si estuviese interesado en participar en la lectura, le rogamos que se ponga en contacto con nosotros en el número de teléfono 91 436 77 38.

Si estuviera interesado en asistir, puede copiar en su navegador la dirección: http://www.cervantes.es/imagenes/File/difusion/2009/invitacion_ellascrean.pdf e imprimir la invitación digital.

jueves, marzo 05, 2009

Orgasmo de platino




Lo bueno de dar recitales en tertulias y cafés es que te encuentras de todo. Ninguno es igual porque el público va cambiando. No ocurre lo mismo con los conciertos de Bisbal, ni ocurrirá con la nueva obra de Tomaz Pandur "Hamlet", cuyo público adolescente, que no tiene ni idea de quién era Hamlet, acude desbordadamente a ver a los "cañones" sacados de la pequeña pantalla de las teleseries españolas o el otro público, que sí sabe quién era Hamlet pero disfruta deleitosamente con la puesta en escena magistral de la obra.

En fin, que dada la variedad de pacientes oyentes que acuden a escucharme, tengo anécdotas de todo tipo.
Ayer di un recital en una galería de arte de las de toda la vida. El coordinador del ciclo es un escritor muy interesante y entrañable que me obsequió con un lote de sus libros sobre poesía y república. En principio el ambiente parecía de lo más republicano y liberal, ya que pertenecían a dos generaciones anteriores a la mía. Para mí era una experiencia nueva porque normalmente los asiduos a mis recitales son jóvenes.
Pues bien, comienzo a recitar mi libro La prisión delicada y de repente me doy cuenta de que hay un señor que mueve el bastón y su cuerpo cada vez que pronuncio algunas palabras. Al principio me despistaba, pero después me percaté de que se agitaba cada vez que escuchaba ciertas metáforas relativas al sexo. El señor iba acompañado de su señora esposa, que le iba reprendiendo a medida que avanzaba el recital. Yo imaginé que se levantaría y me daría con el bastón en la cabeza, pero su buena mujer le retuvo varias veces.
Al darme cuenta de que le incomodaban ciertas palabras, decidí no leer el último poema que cierra el libro, de un alto contenido erótico, no fuera a ser que me tirara el bastón, y me pasé a leer uno inédito con un alto contenido místico dedicado a Santa Teresa. Más tarde me enteré de que esa dualidad pone mucho más. En fin.... que acabé el recital y llegó el turno de preguntas.
El moderador me hizo una pregunta sobre si mi poesía era prosa o verso y le contesté. Mi respuesta le suscitó una pregunta al señor del bastón. Yo ya me había tapado la cabeza con el libro por si las moscas. Le contesté y el me acusó de falta de ritmo en mi poesía al no estar rimada. Afortunadamente estaba por allí mi amiga Lourdes, poeta y musicóloga, experta en ritmo, que salió en mi defensa como un centauro. A ella se unió Pececilla y otro poeta- pintor y etc... En fin que se montó la de San Quintín mientras yo seguía sonriendo perpleja frente al debate.
Al acabar el acto, el matrimonio se me acerca y la mujer me confiesa que a ella si le había gustado mucho, mientras que el señor del bastón me recrimina que haya dicho "orgasmo de platino". Yo corroboro el verso y él me inquiere:
- Orgasmo de platino, orgasmo de platino, pero ¿qué es un orgasmo de platino?
A lo que yo respondo:
- Pues discúlpeme, señor, para entender lo que es un orgasmo de platino, hay que experimentarlo primero.
El señor se queda perplejo y decide sonreír sarcásticamente en vez de darme con el bastón. Yo respiro de alivio, sobre todo por no haber leído el último poema. Y es que aún hay generaciones que prefieren seguir fosilizadas, enclaustradas en el soneto y en la rima y no hay manera de que abran las compuertas a las nuevas generaciones. Y eso que en poesía soy más conservadora en lenguaje que en narrativa, donde llamo pan al pan y vino al vino. Espero que no se lea nunca ninguna de mis novelas, que se me va al otro barrio, pero antes me descalabra con el bastón.

lunes, marzo 02, 2009

Beatriz Russso en la Galería de Arte Orfila

Queridos amigos,
tengo el placer de invitaros a mi próximo recital.
Será el miércoles, 4 de marzo, a las 19.30, en la Galería de Arte Orfila, calle Orfila, 3 (metros Colón y Alonso Martínez), dentro del ciclo UT PICTURA POESIS.
Me encantaría veros por allí.

http://www.galeriaorfila.com/Programacion_08-09_Galeria_Orfila.htm

lunes, febrero 23, 2009

FELICIDADES PENÉLOPE CRUZ



Hoy he tenido un buen despertar, entre el sol de aquí y el sol que hace allá en Hollywood desde que nuestra Penélope ha ganado el Óscar, no paro de sonreír. Nuestra querida y hermosa Pe, siempre tan generosa y agradecida en sus dedicatorias no se ha olvidado de nosotros, sus vecinos. Espero que por fin en Alcobendas se reconozca su mérito y se le haga un monumento o se ponga su nombre a un cine o a una calle.
Mi enhorabuena para un ángel tan talentoso y bello.

sábado, febrero 21, 2009

Recital de Lourdes de Abajo y Beatriz Russo

Queridos amigos,
la poeta Lourdes de Abajo y yo, Beatriz Russo, tenemos el placer de invitaros a nuestra lectura conjunta en el Café-Librería La Buena Vida, mañana domingo 22 a las 20.00.
Calle Vergara, 10
Metro Ópera.

Os esperamos.

jueves, febrero 19, 2009

Recital de Beatriz Russo en el PUB JOYCE

Queridos amigos,
tengo el placer de invitaros a mi recital de mañana viernes en el Pub Joyce, antiguo y emblemático Café Lyon. El recital está organizado por el grupo literario ESMIRNA.
La cita es a las 19.30 en la calle Alcalá, 59.
Para más información:

http://esmirna-poesia.blogspot.com/

Me encantará veros.

B.R.

lunes, febrero 16, 2009

Sílvia Comes canta Y hacia dónde




Mi querida Sílvia Comes me ha despertado esta mañana con este precioso regalo. Uno de los poemas de mi primer libro "Y hacia dónde", musicado y ensalzado con su voz de hechizo. La canción-poema formará parte de su nuevo disco ON, grabado en concierto el pasado domingo, donde tuve el privilegio de estar y comprobar la entrega de su público.
Espero que lo disfrutéis.

Beatriz Russo

miércoles, febrero 04, 2009

SÍLVIA COMES EN CONCIERTO

Queridos amigos,
os recomiendo fanáticamente el nuevo concierto de Sílvia Comes en el Auditorio Barradas (Rambla Just oliveres, 56) de Hospitalet de Llobregat, dentro del Festival de la canción Barnasants, que tendrá lugar el próximo día 8 de febrero a las 19.00 horas. Este concierto tedrá como resultado su próximo disco en vivo: ON.
Espero que muchos podáis asistir y disfrutarlo.

B.R.

domingo, febrero 01, 2009

Mi trébol de cuatro hojas para Cuerda, Verdú y Penélope.


Ya fatan poquitas horas para conocer los resultados de la quiniela de los Goya y yo a lo mío, a encenderles velitas a Jose Luis, Maribel y Penélope y ponerlas junto a los tréboles de cuatro hojas que Papá Toro me ha regalado para darles suerte.
Y también para los demás nominados que se lo merezcan, que es muy difícil decidirse por los mejores.

La XXIII edición de los Premios Goya se celebrará el día 1 de febrero de 2009 en el Palacio Municipal de Congresos del Campo de las Naciones, de Madrid.

Premio a Mejor Película

Los Girasoles Ciegos, de José Luis Cuerda; Solo quiero caminar, de Agustín Díaz Yanes; Los Crímenes de Oxford, de Álex de la Iglesia.

Mejor película extranjera de habla hispana:

Acné, La buena vida, Lake Tahoe, Perro come perro

Mejor película europea:

4 meses, 3 semanas, 2 días; Al otro lado, El niño con el pijama de rayas, El caballero oscuro

Mejor película de animación:

Donkey Xote, El lince perdido, El espíritu del bosque, RH+ El vampiro de Sevilla

Mejor dirección:

Javier Fesser, Alex de la Iglesia, José Luis Cuerda, Agustín Díaz Yanes

Mejor director novel:

Belén Macías, Santiago A. Zannou, Nacho Vigalondo, Irene Cardona Bacas

Mejor interpretación femenina protagonista:

Carme Elías, Verónica Echegui, Maribel Verdú, Ariadna Gil

Mejor interpretación masculina protagonista:

Benicio de Toro, Javier Cámara, Raúl Arevalo, Diego Luna

Mejor intrepretación femenina de reparto:

Elivra Mínguez, Rosana Pastor, Tina Saínz, Penélope Cruz

Mejor intrepretación masculina de reparto:

Jordi Dauder, Fernando Tejero, José Ángel Egido, Jose María Yazpik

Mejor actriz revelación:

Nerea Camacho; Ana Wagener, F. Hamed, Esperanza Pedreño

Mejor actor revelación:

Álvaro Cervantes, J. M. Montilla 'Langui', Martín Rivas, Luis Bermejo

Mejor guión original:

Camino, Cenizas del cielo, Retorno a Hansala, Sólo quiero caminar

Mejor guión adaptado:

Che, el argentino, Los crímenes de Oxford, Los girasoles ciegos, Una palabra tuya

Mejor música original:

Che, el argentino, El juego del ahorcado, Los crímenes de Oxford, Los girasoles ciegos

Mejor canción original: El patio de mi cárcel, El truco del manco, Retorno a Hansala, Una palabra tuya

Mejor dirección de producción:

Che, el argentino, Los crímenes de Oxford, Los girasoles ciegos, Sólo quiero caminar

Mejor fotografía:

La conjura de El Escorial, Los girasoles ciegos, Sangre de mayo, Sólo quiero caminar

Mejor dirección artística:

Che, el argentino, La conjura de El Escorial, Los girasoles ciegos, Sangre de mayo

Mejor diseño de vestuario:

El Greco, La conjura de El Escorial, Los girasoles ciegos, Sangre de mayo

Mejor maquillaje y peluquería:

La conjura de El Escorial, Los girasoles ciegos, Mortadelo y Filemón 2, Sangre de mayo

Mejor montaje:

Los crímenes de Oxford, Los girasoles ciegos, Mortadelo y Filemón 2, Sólo quiero caminar

Mejor sonido:

3 días, Los girasoles ciegos, Sangre de mayo, Sólo quiero caminar

Mejores efectos especiales:

Camino, Mortadelo y Filemón 2, Sangre de mayo, Sólo quiero caminar

Mejor documental:

Bucarest, la memoria perdida, El pollo, el pez y el cangrejo real; El último truco. Emilio Ruiz del Río, Old Man Bebo

Mejor cortometraje de ficción:

El encargado, Final, Machu-Picchu, Miente, Porque hay cosas que nunca se olvidan

Mejor cortometraje de animación:

El ataque de los kriters asesinos, Espagueti western, La increíble historia del hombre sin sombra, Malacara y el misterio del bastón de roble, Rascal's Street

Mejor cortometraje documental:

Harraga, Héroes. No hacen falta alas para volar, La clase, Soy Meera Malik

martes, enero 27, 2009

Blog La nave de los locos

Queridos amigos,
os presento y recomiendo el blog de Fernando Valls, donde me dedica muy gentilmente una entrada.
Espero que disfrutéis del blog, es muy completo y dinámico.


http://nalocos.blogspot.com/2009/01/beatriz-russo.html

CowParade en Madrid



¡Por fin han llegado mis primas las vaquitas artísticas a Madrid! Estarán hasta marzo luciendo palmito por las calles madrileñas. Se han puesto sus mejores galas y esperan la llegada de paparazzis y admiradores. ¡Es que tienen una gracia y un arte! Disfrutad del paseo.

Para más información: http://www.cowparademadrid.com/