lunes, abril 06, 2009

RESEÑA DE LA PRISIÓN DELICADA


Cultura, Suplemento de La nueva España

26 de marzo de 2009

De buena tinta

De cuartos a prisiones. Beatriz Russo es una de las poetas que se dejan la piel en cada latido de papel. Literalmente. La prisión delicada (Calambur) lo demuestra desde la primera página y no cesa en su empeño de recorrer un laberinto de sentimientos y emociones que tienen mucho de confusión confesa, o de confesión confusa, y por ello extraordinariamente transparente: su sencillez es tan compleja que sólo entre líneas se encuentra la clave a muchos de los misterios expuestos. Están en juego nada menos que las cartas de la sangre poética, evocaciones que anhelan la incineración de las almas, besos agazapados en las trincheras del aire, deliciosas desdichas en los harapos de las noches. Se habla de amor y de odio, de misterios y perdones, de conciencia y pieles al rojo muy vivo. De vestidos y desnudos que no renuncian al pasado pero necesitan el presente. Un libro de poemas con aromas y sonidos, sonoro y perfumado: pasiones y prisiones en los que el erotismo se camufla de placeres prohibidos, preguntas de respuesta trémula que se formulan los cautivos en naves arrastradas por el sexo de las sirenas. Poesía en estado puro: la salvación está en la condena.

TINO PERTIERRA

2 comentarios:

NáN dijo...

Agradezco profundamente cada vez que alguien habla de tu libro. Llamado por fuerza a una divulgación mucho más amplia. A pesar de ser poesía.

Viktor Gómez dijo...

Estoy leyendo este libro, qué compre en la libreria valenciana Caracteres el miércoles. Acertó el editor y tuve suerte, azarosa, de encontrarlo de casualidad junto al poemario en la estanteria de Lupe Grande, La llave de la niebla. Dos buenos libros, caray, en una misma semana, día, mañana, minuto. Va a ser verdad (casi) que cada 7 segundos pasa desapercibido un milagro.

Bona nit,

Víktor