miércoles, octubre 26, 2005

Hermana Gaviota

Cuando me convertí en vaca tomé mis precauciones para que los seres humanos de mi vida también dejaran de ser humanos y siguieran siendo seres. Porque, ¿qué pintan los seres humanos en el mundo subacuático de una vaca? Y así ocurrió que convertí a mi hermana en Gaviota. Y os preguntaréis ¿cómo una vaca submarina puede tener una hermana Gaviota...? y yo os responderé que hay una explicación: mi hermana es un ave migratoria y siempre está donde se cuece el bacalao. Ya lo sé (me adelanto antes de que saltéis con la preguntita), las gaviotas no son migratorias, pero mi hermana sí porque leyó Juan Salvador Gaviota y "gaviota que ve lejos vuela alto" decía Richard Bach.
Recuerdo que cuando éramos pequeñas jugábamos a ese juego de "Si fueras un animal, ¿qué animal serías?" Yo me pedía león y mi hermana no me acuerdo, era una mocosa y a una hermana mayor no le interesa lo que le cuenta la mocosa de su hermana pequeña. Cosas de la edad. Pues resulta que hoy es el cumpleaños de Gaviota, pero está en Berlín. Vive allí y no sé por qué. Y yo estoy triste porque el Doctor Erizo de mar chino no me deja ir a verla. Sigue empeñado en curarme con sus púas de acupuntor. Y aunque las gaviotas no tienen orejas que pellizcar, sí tienen unas alas enormes para abrazar y a mí me hace tanta falta el abrazo de Gaviota...
Hoy he salido a navegar con Capitán Google y me ha enseñado varios tipos de gaviotas: gaviota de cejas blancas, gaviota de pico fino, gaviota de pies amarillos, gaviota de Tasmania, gaviota tijereta, etc..., y gaviota reidora. Me quedo con Gaviota Reidora para mi hermana.
Y ahora, rememorando a Esopo y sus fábulas:
Érase una vez una vaca y una gaviota que eran hermanas. Todos los sábados de madrugada se reunían en el cuarto de baño de su casa. Hermana Vaca esperaba impaciente la llegada de Gaviota pastando sobre los campos de la lingüística. Gaviota, por el contrario, no aguardaba el momento de la cita intempestiva sino que acudía a ella sobrevolando la madrugada de sus veinte años. A hermana Vaca le hacía mucha gracia ver cómo Gaviota se quitaba de la cara los restos de música, copas y alguna que otra víscera de algún pez baboso o pez plasta al que había liquidado. El silencio era obligatorio en el baño. Sus padres dormían. Pero ellas no podían contener la risa y se reían sin sentido, de todo y de nada o de lo que no sabían. Una vaca que ríe y una Gaviota Reidora. Dos hermanas hacedoras de carcajadas amordazadas, y frente a ellas, el espejo dorado del lavabo donde se reproducían sus rostros enrojecidos por la continencia: caras de pez globo, caras de cerdita Peggy, caras de peladoras de cebollas, caras de plañideras muertas de risa.
Hay quien ríe por no llorar y quien ríe para olvidar (léase el libro de Kundera El libro de la risa y el olvido). Pero también hay quien ríe para recordar. Y aquí estoy yo el día del cumpleaños de Gaviota, riendo, llorando y recordando aquellos sábados de madrugada en que nos reuníamos en el cuarto de baño a reír, llorar de risa y ser hermanas de amor, risa y sangre.
Feliz Cumpleaños Gaviota Reidora.

5 comentarios:

Beatriz Russo dijo...

FELICIDADESSSSS GAVIOTA REIDORA

El pichón dijo...

Gutenmorgen Möwe reidora, FELIZ CUMPLEAÑOS DE JUVENTUD!!! Este día, es un gran día para comenzar un año lleno de éxitos y buenas decisiones. Así que no tienes disculpa. ADELANTE VALIENTE Y CONSCIENTE. Espero que lo disfrutes a rabiar, porque las gaviotas aunque entre carroña, también disfrutan (hay carroña muy apetecible). Un beso enorme.

Hada Marina dijo...

Hada Marina dijo...
Muchas felicidades Gaviota!!!
Pronto iremos a tirarte de las orejas a Berlín... además un una vaca subacuatica y una hada-marina hacen una pareja genial para invadir (de nuevo) tu casa berlinesa!!!
Muchas felicidades!!!

atenea dijo...

Uhmmm... Hermana Vaca, en ese contexto ¿yo qué vendría siendo?
:)
______________

Para mí, esta entrada sería uno de los mejores regalos de cumpleaños (por no decir que el mejor). Genial.

Beatriz Russo dijo...

Gracias Atenea,
te visitaré al despertarme.