martes, mayo 16, 2006

La vaca premiada

Ser una vaca premiada no es moco de pavo, no. Máxime cuando una se entera de que le han otorgado el primer premio de Novela erótica Istar dos horas antes de la entrega de premios. Así me ocurrió que de camino al nuevo restaurante donde trabaja Masaya (Nipón Taro), mi cocinero favorito, me avisan de que tengo dos horas para arreglarme e irme a Exposex a recoger el galardón (con lo mona que estoy yo en vaqueros). Mi coche pecera estaba lleno de peces; Pez Nemo, Hada Marina y Pez love, así es que nos dimos la media vuelta y nos fuimos a mi casa a buscar el vestido para la Gala. Hada Marina me ayudó a sacar ropa del canapé de mi cama. Mi casa parecía un mercadillo de ropa usada. Finalmente encontramos mi vestido de china sexy. Me lo puse y resultó que me estaba más ajustado que la última vez que me lo puse. ¡¡Horror!! ¿por qué no me avisaron antes? Me habría comprado el super modelazo para la ocasión. No obstante, todos acordaron que me quedaba bien mi vestido rojo con dos aberturas laterales, las medias de red color crema y los tacones de seda salvaje. Y después de comernos una pizza chiclosa que llegó 1 hora más tarde, salimos rumbo a Leganés. Con las prisas, la cantidad de información que me dieron y la emoción, no me enteré muy bien de dónde tenía que ir a recoger mi premio. Primero llegamos a la cubierta donde se celebra la feria, y confundimos la feria del marisco con la del sexo (estaban una al lado de la otra). Y allí me teniáis, vestida de pendón chino paseando por la feria del marisco. Menos mal que pregunté a un abuelo que estaba informado y nos dijo que las carpas de exposex se montan en la plaza de toros. Dimos cuatro veces la vuelta al ruedo y nada; todas las puertas estaban cerradas. De repente, tal y como si se me hubiera abierto la brecha del recuerdo, me acordé de una dirección. La entrega se celebraba en un Hotel y los tacones me estaban matando, el vestido era cada vez más estrecho y el vino se me había subido a la cabeza.
Afortunadamente estaban conmigo mis pececillos, que tuvieron una paciencia increíble. Llegamos al Hotel a mitad de la cena, nos liberaron una mesa y nos pusimos a beber cervezas. Yo habría bebido más vino pero aún tengo fresco el recuerdo del mismo vestido en una presentación en la Fundación Alberti y una cogorza impresionante de Barbadillo que me hizo hablar sin parar toda la noche (y es que a mí, cuando me dan un micrófono...) La cena se acabó, me presentaron a los organizadores, al jurado (me llevé alguna sorpresa inesperada) y después me anunciaron como la ganadora del primer premio Istar de novela erótica. ¡Qué fuerte! Espero que mis padres no se la lean nunca. El libro se titula La versión de Eva Blondie. Ya hablaré sobre él, ahora no tengo ganas. Salí a recoger la estatuilla entregada por Celia Blanco y no pude hablar. Me quedé muda delante de todos los pornostars y el cámara, que no dejaba de apuntar a mis caderas. Si lo llego a saber, me bebo una botella de Barbadillo- pensé. Reaccioné demasiado tarde, ya estaban llamando a la mejor porno- actriz revelación. Y me bajé del trono con una jaqueca psicosomática por el vino que no bebí y debí haber bebido. Los tacones me mataban, los muslos se me salían por los rombos de la media de red, el vestido no hacía sino subirse hasta la cintura. Pez Love y Pez Nemo me hacían fotos con su móvil y yo me quería ir a casa. Y así, Hada Marina y yo, vestidas para la ocasión (ella vestía medias de red, minifalda vaquera y zapatos de tacón para esas superpiernas de autopista hasta el cielo). Cuando salimos del hotel con el trofeo, parecíamos actrices porno premiadas. Los recepcionistas y conserjes nos miraron con morbo y yo me puse las gafas para disimular, pensando que distinguirían entre una intelectual como yo y una actriz porno, aunque no haya mucha diferencia entre nuestros cuerpos (qué voy a decir).
Llegué a casa, dormí como pude y al despertarme llamé a mi madre y le pregunté si quería poner mi trofeo en el salón de su casa, con todos los demás y ella me preguntó "¿no será un trofeo guarro?" No mamá no me han dado un pene, pero creo que éste me lo quedo yo en mi salón. Ya me veo yo el tipo de gracias que voy a generar. Y es que eso de ser una vaca poeta que escribe novela erótica no es tan previsible como esperaba; un artista es ecléctico, tiene que ser capaz de ponerse ne la piel de cualquier personaje que ronde su cabeza. Pero adelanto que ¡¡¡mi novela no es autobiográfica!!! Soy escritora, me gusta inventar, no soy biógrafa. Eso se lo dejo a mis futuros recreadores. Veremos a ver qué pasa. En fin.

4 comentarios:

noremorse dijo...

:D

Santiago Tabarca dijo...

Enhorabuena Paloma Russo!!!!!!!!!, acabo de llegar de Mauritania, y aún no es tenido ocasión de que Eva Blondie me cuente su versión. Sin embargo, si he procurado seguir leyendo tus versos, y me parecen escepcionales. Mi intriga entonces será ahora la del choque de pasar de esa poesía tuya de ahora tan cargada de fondo y de verdad a esa versión que seguro hará pensar en toda la materia del cuerpo de mujer.

De todas formas, Paloma blanca y porn rosa Russo, la feria del sexo no puede ser más que una extensión de la del marisco, opino. Veo sentido común en hacerlas juntas, y surrealidad en que una novelista premiada, busque un trofeo no penoso (ni de pena ni de pene) pero si sexual por entre los puestos de almejas, percebes y, si se me permite, pingas de burro.

Por cierto, muy prudente tu madre. Y eso seguro que sin ver la naranja mecánica. A esa madre tuya guapa guapa guapa, un enorme beso. Y a tí... que te digo a estas alturas... ¿gracias por elevar las mías, en horizontal, mientras te leo?. Quizá sea vulgar, no se, no serán mias las palabras de Eva Blondie, aunque sí el placer que compartirlas.

Un besazo enorme. Y dile a tu hermana que ahora ya con más tiempo le contestaré el mail maravilloso que me mandó antes de salir a mauritania.

Amor dijo...

Me habría divertido muchísimo estar en la entrega, y me hizo muchísima ilusión que me lo contaras al día siguiente. Enhorabuena y un beso. Vi algo de lo de la Feria en la tele, pero no lo asocié con tu premio. Un beso, guapísima. Como dice el título de la novela de mi hermana María, tenemos que vernos. Beso,
Santi

beatriz russo dijo...

Muchas gracias amigos poetas. Me habría gustado mucho que la entrega del premio no hubiera sido tan precipitada y pudiérais haber ido todos. En fin, para el Planeta o el Anagrama lo tendré más previsto.
Un beso.
P.s. Pez Tabarca, ten cuidado con Eva Blondie.